• Karina Herrera

Ventajas y desventajas de una alimentación vegetariana

Antes de comenzar, es importante aclarar que existen diferentes tipos de dietas vegetarianas según los alimentos de origen animal que se excluyen:

  1. Ovo-lácteo vegetariana: consumo de huevo y lácteos (leche, yogurt, quesos, mantequilla) y nulo consumo de carnes (pollo, carnes rojas, pescados y mariscos).

  2. Lacto-vegetariano: consumo solo de lácteos y nulo consumo de huevo y carnes de todo tipo.

  3. Ovo-vegetariano: consumo solo de huevo y nulo consumo de lácteos y sus derivados y carnes de todo tipo.

  4. Vegetariano estricto: nulo consumo de lácteos y sus derivados, huevo y ningún tipo de carne.

Este último también se conoce como veganismo, sin embargo es considerado un estilo de vida donde no solo la alimentación es libre de animales sino que también la ropa, cosméticos, entre otros aspectos.


También conocemos otros conceptos como pescetariano y flexitariano, sin embargo desde un punto de vista técnico, no se consideran dentro de una alimentación vegetariana.


Una alimentación vegetariana favorece un adecuado control de peso corporal y disminuye el riesgo de enfermedades crónicas, efecto atribuido a la alta ingesta de frutas, verduras, alimentos integrales y baja ingesta de grasas saturadas, en resumen podemos encontrar las siguientes ventajas y desventajas:


Ventajas de una alimentación vegetariana:

  1. Se asocia a una menor presión arterial

  2. Menor índice de masa corporal (IMC)

  3. Mejor control de glicemia

  4. Menor concentraciones plasmáticas de colesterol, lo cual contribuye a la menor mortalidad por enfermedad isquémica

  5. Menor incidencia de riesgo de cáncer.

Desventajas:

  1. La densidad mineral ósea (DMO) es menor en un 4% en los vegetarianos que en los omnívoros, lo que infiere que el riesgo relativo de fractura en los veganos es 10% mayor que en los omnívoros. Sin embargo, es importante distinguir entre los veganos y ovo-lácteo vegetarianos, ya que este último grupo incluye productos lácteos y huevos.


En general, este tipo de dietas son ricas en fibra dietética, magnesio, fitoquímicos, antioxidantes, vitaminas C y E, hierro no hemínico, ácido fólico y ácidos grasos poliinsaturados n-6 (PUFA), pero baja en colesterol, grasa total y grasa saturada, sodio, hierro hemínico, zinc, vitamina A, B12 y D, y en especial ácidos grasos omega 3 (EPA y DHA).


Finalmente, es importante considerar que una alimentación vegetariana es alta en hidratos de carbono, por ende, para mantener un adecuado peso corporal y además evitar tener deficiencias nutricionales por hierro, zinc, vitamina b12, calcio, vitamina D entre otros nutrientes críticos debe estar bien planificada, por profesional competente, es decir, nutricionista.



103 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo